Narrativa y memoria oral de los movimientos socioculturales de Malargüe en el siglo XX

Informe en PDF

INFORME FINAL DE INVESTIGACIÓN EDUCATIVA

CONVOCATORIA 2022

 

DATOS DE IDENTIFICACIÓN DEL INSTITUTO Y RESPONSABLES DEL PROYECTO

 

Número y nombre del instituto 9-018 “Gdor. Celso Jaque”
C.U.E. 5001071-00
Correo electrónico institucional ies9018@ies9018.com.ar
Nombre del/de la  rector/a Profesor Marcelo García
Nombre y correo del/de la  referente de investigación leticiaa.e.martinez@gmail.com
Nombre del/ de la  director/a del proyecto Profesora Leticia Martinez
Título del proyecto “Narrativa y memoria oral de los movimientos socioculturales de Malargüe en el siglo XX”
Resolución del Consejo Directivo respecto del proyecto original

 

Equipo de investigación
Puesto* Apellido Nombres DNI
Codirector/a  

Álvarez

Leonardo 32.399.302
Docente investigador/a Soria Pablo 33.993.135

 

  1. Título: “Narrativa y memoria oral de los movimientos socioculturales de Malargüe en el siglo XX”

 

 

  1. Áreas temáticas de la trayectoria formativa docente/técnica en las que se enmarca el proyecto

 

Ciencias de la Educación, Sociología, Historia y Filosofía.

 

  • Resumen (máximo 200 palabras)

 

La propuesta investigativa se enmarcó en los lineamientos de la educación superior desde la propuesta del programa provincial “Memoria de la Localía”, también se continuóla línea investigativa del año 2019, “Representaciones de la memoria e Identidad Local en la formación del Profesorado de educación primaria”. Se indago en esta ocasión sobre el contexto histórico social y cultural malargüino del siglo XX, con el foco en los procesos sociales de trascendencia a través de la puesta en valor de la historia oral, el relato histórico de los representantes locales que formaron parte de estos acontecimientos y reivindican la memoria e identidad del departamento.

 

La narrativa oral fue la metodología de análisis predilecta para dar cuenta de los hitos históricos que moldearon la identidad y memoria colectiva de un pueblo. Los procesos sociales del “Malargüinazo” y un equivalente “Motorazo” fueron lossucesos indagados, reconociendo en ellos el impacto en la memoria e imaginario social de una protesta social.

Esta investigación fue para crear un marco teórico, documental y vivencial, recurso que se puede utilizar en la formación general de los profesorados permitiéndoles profundizar en el contexto socio histórico en la cual se enmarca la práctica docente y el hecho educativo.

 

  1. Palabras clave

 

Relato histórico- Memoria Oral- Malargüinazo – Motorazo- Representación social

 

  1. MODIFICACIONES

 

En las palabras claves dejamos representación social porque es de un trabajo anterior, en el que se profundizó sobre esta temática con alumno/as del Instituto.

 

Pregunta y objetivos generales y específicos

 

La perspectiva revisionista de la historiografía moderna nos posibilita incorporar al relato de los acontecimientos del pasado a los protagonistas ocultos de los procesos sociales y culturales del siglo XX. El visibilizar las prácticas de estos actores sociales reconoce en ellos un aspecto estructurante del imaginario social, localía malargüina, búsqueda y defensa de los intereses locales frente a intereses nacionales y foráneos que desvinculan principios de cohesión social necesarios para el desarrollo económico y social  En este sentido dar voz a través de la narrativa oral ofrecería la comprensión de estos sucesos, la reconstrucción del pasado mediante relato histórico de los protagonistas locales, pilar fundamental de la historia revisionista argentina, de la historia desde abajo y también el vivenciar la complejidad de los procesos sociales que configuraron una de las protestas multitudinarias en el departamento sureño.  Por tanto, nos preguntamos:

 

¿Por qué en una población tan pequeña del sur de Mendoza se realiza una protesta social que terminaría en constituirse como el “Malargüinazo”?

 

¿Qué condiciones sociales, políticas y económicas contribuyeron a desencadenar el “Malargüinazo”?

 

¿Qué fuentes o material bibliográfico está disponible sobre el contexto y proceso del Malargüinazo?

 

 

¿Qué representaciones desdememoria oral existen en los pobladores de Malargüe sobre el movimiento socioculturales en el siglo XX Malargüinazo?

 

 

Objetivo general:

 

  • Conocer las representaciones que desde la memoria oral existen en los pobladores de Malargüe sobre los movimientos socioculturales en el siglo XX, Malargüinazo.

 

 

Objetivos específicos:

 

  • Conocer en profundidad el contexto sociocultural del proceso histórico “Malargüinazo”.

 

  • Buscar las relaciones con el contexto socioeconómico nacional y la protesta histórica del Malargüinazo

 

  • Documentar la memoria local como memoria del pueblo, de los otros, desde la historia oral.

 

 

 

 

Justificación o relevancia

 

La presente investigación nació de la necesidad de poner en valor la historia, memoria e identidad de la localía malargüina, necesidad que haya relación con los resultados de la investigación 2019 “Representaciones de la memoria e Identidad Local en la formación del Profesorado de educación primaria”[1] en dónde alumnos denotan interés por profundizar en la configuración histórico social de Malargüe. Además de estar en consonancia con el contexto de la práctica pedagógica.

 

Se reconoce que la documentación de la memoria oral constituye una actividad necesaria en el mantenimiento y preservación de la memoria y patrones identitarios de la cultura local. El dar fundamento metodológico a estas prácticas posibilita la intervención en el contexto de la práctica educativa al proporcionar recursos teóricos y didácticos para la compresión, mejoramiento de la enseñanza en el área de las ciencias sociales y humanas.  El otorgar valor al contexto sociocultural retroalimenta teóricamente la formación del profesorado a la vez que permite la socialización de experiencias, representaciones y valores en pugna del pasado departamental.

 

El abordaje de las particularidades culturales e históricas tiene correspondencia con las políticas de la memoria a nivel nacional y provincial, es un momento histórico de reivindicación, democracia y dar voz a los olvidados de la historia, una perspectiva genuina que nutre el sentido de pertenencia y permite conocer en profundidad acontecimientos valiosos que estando en el pasado podrían fortalecer las acciones políticas, educativas y sociales de la comunidad en el presente.

 

 

Estado del arte

 

Cepparo, M., Prieto, E. y Gabrielidis, G. (2010). Rasgos de marginalidad, diferentes enfoques y aportes para abordar su problemática. Malargüe un ejemplo motivador. Mendoza: Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras.

Este trabajo analiza la producción caprina en el departamento de Malargüe, sur de Mendoza, sus vinculaciones con el contexto local y en el marco de las transformaciones y perspectivas de los territorios rurales marginales de nuestras economías regionales. Nos referiremos a la situación actual y a la posibilidad de producción y faenamiento de carne caprina en el departamento. El estudio se enriquece, por una parte, con los aportes del marco conceptual de los procesos derivados de la marginalidad, y por la otra con las dinámicas y contextos de las economías regionales, y dentro de ellas, la de los sistemas productivos marginales que acompañan a las producciones extrapampeanas más tradicionales y destacadas.

 

En este sentido el análisis provisto a partir del rasgo de marginalidad ofrece a la investigación una caracterización de los aspectos sociales y económicos del departamento de Malargüe, en especial manera la necesidad de reivindicar su producción y poner en valor el territorio del sur en la toma de decisiones provinciales, nexo necesario para comprender el contexto social, político de la protesta y su dimensionalidad.

 

Orietta, Favaro. (2011). Tierra de todos o de nadie. Reflexiones sobre las puebladas de los años ’60 y ’70 en Argentina. Los casos del alto valle de Río Negro. Universidad de Jerusalén:                                                        

La presentación   apunta   a   diferenciar   las   protestas ‘populares’   en Argentina en los años 1960/70 con el propósito de profundizar el análisis de las herramientas conceptuales utilizadas para la reconstrucción teórica y empírica de hechos generalizados como ‘azos’. Se ilustrará con dos casos desarrollados en alto valle de Río Negro: el cipoletazo y el rocazo. El objetivo es repensaresos estudios, ya   que   los   contextos, el   nudo   del   problema   y los   actores intervinientes   ofrecen   una   importante   distinción   entre   las   acciones de esas décadas, que nos indicaría su heterogeneidad y los exiguos denominadores comunes.

 

Por lo tanto, proponemos tener en cuenta para   el   análisis contextual de la investigación, los   elementos teóricos y reflexiones de las protestas del sur argentino ya que forman parte del escenario nacional y del ciclo de protestas que se generan en Argentina el período investigado.

 

 

Ponte, J.R. (1999). La Fragilidad de la Memoria, Representaciones prensa y poder de una ciudad latinoamericana en tiempos del modernismo. Mendoza: Ediciones Fundación Cricyt.

(Ponte 1999: 426) El discurso historiográfico no sería posible sin el hecho de la creación y mantenimiento de una memoria cultural y esta podría ser definida como la presencia en la conciencia grupal, tal como espontáneamente se constituye con sus alusiones y sus elusiones, para cada miembro de la comunidad que se reconoce en él. En este sentido, del universo de representaciones posibles, hay algunas que son difundidas de manera recurrente. Estas tienden, en la medida que son aceptadas por un grupo social, a estabilizarse en lo que ha dado en llamarse representaciones culturales. Esta instalación de estereotipos fomenta la circulación de estas con el fin de apuntalar la construcción de la cultura.

 

Los aportes de Ponte (1999) fundamentan la propuesta investigativa en tanto ofrece elementos al marco teórico en relación con las representaciones sociales, y como estas posibilitan o condicionan la difusión y construcción de la cultura.

 

 

Scodeller, Gabriela (2009). Conflictos obreros en Mendoza (1969-1974): cambios en las formas de organización y de lucha producto del Mendozazo: Un análisis del ‘borramiento’ del conflicto como política de la memoria de la historiografía regional:

El mencionado trabajo es un estudio sobre la historia del movimiento obrero, aunque desde una perspectiva regional, la presente investigación se refiere a la conflictividad obrera en la década del ‘70, momento en que distintas fracciones de la clase obrera construyen y asumen alternativas políticas que buscan la superación del sistema social vigente. Aquí nos introduce en el conocimiento de los caminos por los que transitan aquellos trabajadores alejados de los grandes centros industriales y nos interroga por los procesos de toma de conciencia por los que éstos atraviesan durante los primeros años ‘70 en Mendoza. En este sentido, en abril de 1972 tiene lugar el Mendozazo, el que, como otros movimientos de la época, condensa conflictos regionales que exceden los reclamos económicos, al expresar una lucha política, utilizando formas de violencia de masas. Al situarse en el campo de la historia reciente, deben afrontarse una serie de problemas de índole epistemológica y metodológica. Ello torna necesario explicitar los supuestos desde los que parte, al recurrir aquí a una medición cuantitativa para el estudio de la lucha de clases en los años ‘70 en la Argentina.

 

En este sentido la utilización de esta herramienta obedece a que las temáticas investigadas han sido y son objeto de disputa entre la ‘memoria’ y la ‘historia’, por lo cual requiere, a nuestro entender, de una aproximación a la misma desde una mirada científica de lo social. Se considera y adhiere que, en los últimos años, y en gran parte de la mano del auge de la historia oral y de la amplia aceptación de corrientes cualitativas en el campo académico, se produjo una enorme cantidad de material en relación con los años ‘60 y ‘70 a la manera de ensayos, memorias, entrevistas.

 

Martínez, L.- Alvarez, L. Soria, P. (2019) Representaciones de la memoria e Identidad Local en la formación del Profesorado de educación primaria. Malargüe

 

La presente investigación nació de la necesidad de poner en valor el contexto sociocultural, la identidad local y la difusión de la memoria en la cual se inscribe la práctica docente, principios planteados en el marco legal de la educación pública, y en las resoluciones provinciales de memoria de la localía. El proceso de indagación se hizo para ser un complemento de lo realizado durante el 2018 “La escuela Primaria Malargüina: Historia, Construcción y su participación en la Memoria Local” donde se evidenció la necesidad de conocer cómo se fue construyendo históricamente la génesis de la educación en Malargüe, identificando la participación en el desarrollo cultural y social del departamento. También ante la inquietud de alumnos del profesorado de educación primaria del IES 9-018 en relación con la ausencia de contenidos referidos a la configuración de la historia local y el desarrollo del departamento.

 

Marco Teórico

 

El dos de julio de 1972 es una fecha que quedó marcada a fuego en el corazón de los malargüinos, aunque no solo fue importante para los habitantes de estas lejanas tierras, sino que también marcó un hito en la historia de la provincia de Mendoza.

Mucho fue lo que se dijo y se escribió sobre este tema, por lo tanto vamos a intentar a través del relato de hombres y mujeres que estuvieron presentes en esas jornadas y de las informaciones extraídas de diarios y revistas de la época, realizar una correlación de hechos que desencadenaron en el levantamiento y movilización del pueblo de Malargüe, como también en las consecuencias que, durante esa semana, produjo el suceso tanto en las autoridades provinciales como en la opinión pública provincial y nacional.

Los primeros días de junio de 1972, la empresa Rio Grande S.A, quien tenía a cargo la explotación de los yacimientos de manganeso ubicados al sur de la entonces, Villa cabecera, en una comunicación a la Dirección Provincial del Trabajo informa que, como consecuencia de una serie de situaciones adversas que se habían originado a mediados de la década del 70 “procederá al cierre inmediato del establecimiento Santa Cruz” , con lo que se dejaba en una muy difícil situación a, prácticamente, quinientas familias.

Además, fueron enviados telegramas comunicando esta decisión al entonces gobernador de la provincia Félix Enrique Gibbs y al presidente de la Nación, teniente general Alejandro Agustín Lanusse.

De la lectura de los periódicos y revistas de la época (diarios Los Andes y Mendoza y el seminario Claves 50) y del comentario de vecinos con quienes pudimos dialogar, hemos podido comprender mejor “los inconvenientes comenzaron en 1970 con accidentes que costaron la vida de algunos operarios, roturas de maquinarias y motores, inundaciones en las galerías”.

Estos hechos, según la empresa, demandaron “ingentes esfuerzos técnicos y financieros para poder proseguir la explotación”. Además, durante todo ese año y parte de 1971, la extracción de mineral había tenido una disminución considerable que se acrecentó al punto de no producirse nada en 12 meses, según se puede ver a la dirección Provincial de Trabajo.

En la madrugada que va desde el 1 al 2 de julio, toda la bronca, la fuerza y la frustración se ponen en movimiento. No más de un centenar de personas recorrieron a pie los 30 km que separan a la villa cabecera del puente del Río Salado, con una temperatura que rondaba los 10 grados bajo cero. Una vez allí, atraviesan un camión de la Municipalidad sin ruedas, a manera de barricada que no permitiera la entrada, ni la salida a Malargüe.

Esta situación, generó un momento de tensión que tuvo su punto límite cuando el personal de gendarmería, respondiendo órdenes del oficial al mando y en actitud amenazante, exige que se retire el camión del puente, hecho este que los vecinos no ejecutan, sino que se interponen entre este y los gendarmes.

En la Plaza San Martín, había comenzado la asamblea popular con la alocución del intendente municipal, don José Ranco quien luego de manifestar que “no quiero compromisos con un gobierno que no busca soluciones para nuestro departamento”, informa a los presentes que, esa misma mañana había presentado su renuncia como intendente al gobernador de la provincia. Esta decisión de “acompañar” al reclamo popular le valió el apoyo unánime de los presentes. Como conclusión, se decidió de forma espontánea “tomar la municipalidad e instalar allí, un gobierno representativo de los intereses y urgencias de Malargüe”.

El lunes 3, las autoridades elegidas en la asamblea, conspicuos vecinos representativos de diversos sectores económicos y políticos de la comunidad declararon el “Día de Malargüe Mártir” y el cese de las actividades fue total. Pero las reuniones se continuaban realizando con miras a lograr algo más que el relevo del intendente municipal, porque a esta altura de los acontecimientos, aquello que se había iniciado con los obreros de la mina Santa Cruz, reclamando el no cierre de su fuente de trabajo, había sido el detonante para que, en muy poco tiempo se produjera una movilización popular en reclamo de soluciones a viejos problemas que aquejaban a todo el departamento y en la que, dada la situación ya no había mucho más que perder.

Con la intención de aplacar los ánimos y afrontar “personalmente” el conflicto generado en Malargüe, el gobernador Félix E. Gibbs se trasladó el jueves 6 hasta nuestro departamento y luego de una reunión con los representantes de la comisión pro-defensa de Malargüe, se trasladó hasta el edificio donde funcionaba el cine, donde mantuvo una reunión con una importante cantidad de vecinos que se habían dado cita para escuchar sus propuestas.

En aquella reunión se destacó el accionar de la comisión y, el de quien aparecía como cabeza visible de esta, el doctor Jalil Naser, médico, dirigente deportivo y uno de los principales dirigentes del justicialismo de la zona.

Luego de escuchar a algunos de los miembros de la comisión el gobernador enumeró las “soluciones” que podía ofrecer. Instalaciones de una planta de la zona de Agua Escondida y Agua del Toro. Plan de venta de la construcción del Centro Deportivo Departamental. Estos anuncios fueron recibidos con aplausos por gran parte del público presente.

Una vez finalizada la reunión, mientras el gobernador se retiraba, la gente comenzó a corear cada vez con mayor fuerza “Ranco, Ranco” en un evidente gesto de apoyo a quien “se había jugado por el departamento”.

Muchas otras cosas sucedieron por esos días en Malargüe, y todas tuvieron como principal protagonista al obrero, al desprotegido, a las mujeres y los niños, pero lo que no se debe olvidar es que toda una comunidad se sumó al reclamo que ya no fue prioridad de nadie en especial si no que pasó a ser el reclamo de todo un pueblo que sorpresivamente, quiso dejar de estar a las sombras y el olvido y fue, por unos días, el artífice de su propio destino,

Hoy 25 años después, la situación no ha variado mucho. Malargüe continúa con sus reclamos, fundamentalmente porque desde este bendito suelo fueron extraídas gran parte de sus riquezas naturales y, a cambio de ello es muy poco lo que se ha recibido, no obstante, la sangre nueva que puebla este departamento continúa y continuara trabajando por el bienestar de su gente. Que así sea.

Se puede recatar de la lectura de Abaca- Vedia: “En la primera mitad del año 1972 pueden identificarse los factores puntuales y específicos, que incidieron para que se precipitase la protesta social que pasó a denominarse “El Malargüinazo”. Según el diario mendocino, Los Andes abarcaban lo siguiente: 1) Falta de fuentes de trabajo; 2) Ahogo económico y demora de más de dos años del gobierno nacional en aprobar la radicación de una planta de soda Solvay; 3) Indecisión del gobierno provincial y nacional de implantar la oficina del banco de rescate de minerales 24 ; 4) Falta de entrega de tierras fiscales a colonos; 5) El no establecimiento del cultivo de amapola para usos medicinales; 6) Otros problemas de orden minero, ganadero, agrícola, sanitarios y escolares que aquejaban al departamento., tomado del artículo del Diario Los Andes 3 de julio 1972.”

“El lunes 3 de julio fue declarado, “día de Malargüe mártir”. La huelga fue total. Una asamblea

popular comenzó, al mediodía, con alta temperatura, a pesar del intenso frío reinante.  La primera intervención fue del, hasta ese momento, intendente José Ranco. Allí anunció que esa misma mañana había presentado, su renuncia al gobernador de la provincia. Fue aplaudido a rabiar.  De ahí en más las protestas se hicieron cada vez más radicales.  Desde todos lossectores se reclamaron soluciones a los problemas.  La resoluciónde la asamblea salió espontánea e inapelable: tomar la Municipalidad e instalar allí un gobierno representativo de los intereses y urgencias de Malargüe.  La “conducción popular” seintegró con los vecinos más conspicuos de los diversos sectores de actividad. Los elegidos, por supuesto, representan a la clase dirigente del pueblo: directivos de entidades comerciales, deportivas y culturales y a la vez de los distintos partidos políticos, y por qué no los de mayor solvencia económica. En el fondo, quizás, los que menos sienten las ineludibles urgencias de Malargüe.” (RIVAROLA)

El contexto socioeconómico del momento histórico del Malargüinazo y Motorazo:

Las décadas de los ‘60 y ‘70 en la Argentina estuvieron caracterizadas por la inestabilidad política, las recurrentes crisis económicas y la conflictividad social. Dichos procesos se ubican, por un lado, en un contexto internacional marcado por hechos tales como la descolonización de los países del Tercer Mundo, la guerra de Vietnam, el Mayo Francés, la Primavera de Praga; y por otro, en un contexto subcontinental de crecientes protestas e incipientes movimientos revolucionarios, inaugurado en 1959 por la Revolución Cubana. En Argentina, este proceso tiene como fecha clave 1969, año del Cordobazo, hito a partir del cual irrumpieron con inusitada fuerza trabajadores/as y estudiantes protagonizando la resistencia a la represión dictatorial y marcando el punto más álgido del período.

Los principales procesos económicos, políticos y sociales ocurridos entre 1955 y 1976, tanto a nivel nacional como provincial, los cuales estuvieron marcados por las transformaciones económicas propias de la segunda etapa de la I.S.I, por los intentos que persiguieron terminar con la situación de empate hegemónico, desperonizar la Argentina y resolver la crisis de dominación, todo ello en un escenario jalonado por la resistencia peronista, el ciclo de los azos, el regreso del peronismo al poder y el cierre del ciclo marcado por la crisis económica de 1975 y las huelgas generales del “Rodrigazo”. En Mendoza, este proceso tuvo como punto de inflexión el Mendozazo, momento en el que se hace visibles la emergencia de sujetos que adquieren un protagonismo inusual como es el caso de las/as docentes, estatales, bancarios y contratistas de viña. (Rodriguez Aguero: p.41-43,2013)

El Cordobazo, el Viborazo (segundo Cordobazo), el Rosariazo, nos sitúan en momentos del régimen militar, la denominada “Revolución Argentina”,­ sin desconocer el marco internacional-

con su política de censura a la prensa, de control de la vida cotidiana y de intervención – brutal ­ a las universidades que llevó a los estudiantes a la lucha antidictatorial y al encuentro con la resistencia de los trabajadores. Bajo la dictadura de 1966, el peronismo proscripto – aunque un sector no sólo apoyó el golpe sino también abogaba por el peronismo sin Perón ­, la represión a los reclamos de los obreros, las cesantías en las empresas públicas, la intervención a algunos gremios, ponen en entredicho el idilio inicial entre el gobierno y los sindicatos. Pero, además, existía un sector del sindicalismo peronista más combativo, antidictatorial y abierto, con intelectuales y artistas vinculados a la izquierda de la época (CGT de los Argentinos). La Iglesia, con los sacerdotes del Tercer Mundo, desoyendo a la jerarquía católica, apoyó y se solidarizó con las luchas obreros estudiantes (Favaro:2011 11).

 

Contemporáneamente a estas rebeliones populares, se produjo movilización de la población en localidades del interior argentino, ­ algunos autores mencionan un total de trece en ciudades entre 1969 y1972­ (Ramírez y Viguera), que consideramos como puebladas. Las puebladas son iniciadas, impulsadas y encabezadas por los sectores dominantes y/o dirigentes de una ciudad o localidad contra sus pares de otras ciudades y/o regiones o contra el gobierno provincial y/o nacional; cabe como ejemplos, además de las del caso de estudio, entre otros, el Catamarcazo15 (Catamarca, noviembre de 1970) (Álvarez), el santacruzazo (abril de 1971)16 el Mendozazo ( Mendoza, abril de 1972)17, el Malargüinazo (Mendoza, julio de 1972)18 (Rivarola y Moyano,2005), el Trelewazo (Chubut, octubre de 1972)19 (Ramírez,2007), el Casildazo ( Casilda,Pcia de Santa Fe, marzo de 1971)20 (Aufrag,1986). Las acciones de referencia dan cuenta, en su mayoría, de las disputas interburguesas que se sustentaron en la movilización popular, ya que el camino institucional se encontraba obturado (recordemos que gobierna una dictadura militar), las tensiones entre los intereses regionales y los del Estado nacional, las clases sociales y sus aspiraciones, más las corporativas de las organizaciones existentes en las áreas mencionadas. (Favaro:2011.12-13)

 

Abaca y Vedia (2015)El Malargüinazo, protesta social en Malargüedel 1 al 6 de Julio.

 

Rivarola Marcelo y Moyano Marcelo Claudio (Universidad Nacional de Cuyo). 2007. Malargüinazo. Protesta social en un contexto de dictadura militar. XI jornadas interescuelas/departamentos de historia. Departamento de Historia. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Tucumán, San Miguel de Tucuman.

 

 

Metodología

 

La perspectiva epistemológica que se siguió fue desde el paradigma socio-critico, el tipo de investigación – exploratoria-explicativa.

 

Los instrumentos utilizados mediados por la metodología histórica de la memoria oral, priorizando entrevistas cualitativas; revisión de fuentes y testimonios orales.

 

 

 

 

  1. Presentación de resultados

 

 

El Malargüinazo. como protesta social transcurre en relación con el contexto político y social internacional. La influencia de la revolución cubana había agitado el panorama latinoamericano, y nuestro país no era ajeno a esto, el protagonismo que ejercían las agrupaciones peronistas y grupos guerrilleros de izquierda en contraposición con una dictadura que gobernaba de forma hostil y violenta, configuraban un clima enrarecido lleno de violencia civil. Ambiente en donde convivían, la actividad guerrillera, sumado a la agitación del ala izquierda peronista y un gobierno de facto que no sabía como conducir el país, el descontento social era evidente ante la mala situación económica.

 

Este contexto se replicaba en la gran mayoría de las provincias, en las cuales se dieron sucesos premonitorios alMalargüinazo. Estos acontecimientos establecían nuevos parámetros de expresión social, la llamada” protesta social”.

 

El Cordobazo en 1969 sirve de punta pie inicial para comprender la intima relación del Malargüinazo con el contexto internacional y nacional. En este suceso confluyen los sectores más enérgicos y contestatarios que enfrentados al sistema político -empresarial que sostenía a la Revolución Libertadora”. Este conjunto de puebladas y protestas produjo un fuerte golpe a la cúpula militar y determinó el fin del gobierno de Onganía, que tras el secuestro y asesinato de Aramburo fue remplazado por el General levisgston.

 

El Mendozazo acurrido en la primera semana de abril representó una protesta popular que aglutinótodos los conflictos sociales que aquejaban a la provincia. La C.G.T, docentes y estudiantes tomaron las calles mendocinas en contra de las políticas nacionales y provinciales, más específicamente por el aumento desmedido de la tarifa de luz. Tras varias jornadas de protestas y tres muertos, el gobierno dictatorial decidió dar marcha atrás con la suba de tarifas.

 

Por otro lado, se pudo conocer en profundidad el contexto socioeconómico que atravesaba Malargüe por aquel entonces. Falta de trabajo, crisis economía, estancamiento social y la incertidumbre de sus jóvenes al pensar un futuro en su tierra convertían la situación del pueblo en un panorama desesperante. Además, el departamento había agotado los intentos “diplomáticos” tratando de obtener una respuesta que nunca llegó.

 

La protesta social fue espontánea y careció de todo partidismo político, ni división de clases sociales, si bien se destacaron algunos oradores, el movimiento se manifestó masivo y muy unido, con el objetivo de llegar a un objetivocomún, visibilizar la situación que vivía el pueblo Malargüino.

 

El objetivo de difundir el reclamo de los vecinos tuvo éxito teniendo en cuenta las repercusiones en el gran Mendoza y en Buenos aires, medios de diferentes puntos de la provincia y del país, se dieron cita en Malargüe para cubrir sus acontecimientos.

 

Las formas de protestas resultaron inéditas e innovadoras, tanto el corte de la ruta nacional 40a la altura del puente del Rio Salado, como la toma de la radio, resultaron decisivas para que el reclamo llegara a las autoridades provinciales y nacionales.

 

Las consecuencias del Malargüinazo resultaron positivas para el departamento, el conflicto se disolvió con la promesa de una mayor presencia del estado y políticas que favorecieran las actividades productivas del departamento.

 

 

 

 

 

 

 

  1. Discusión y conclusiones

 

Para concluir, se sostiene que el movimiento social denominado Malargüinazo presentó todas las características de los movimientos sociales contemporáneos. Por lo tanto,se determina que esta protesta se ordena y relaciona directamente con los demás acontecimientossociales de aquellos años, el Cordobazo y mendozazo.

 

Que las motivaciones de dicho suceso estuvieron fundadas en múltiples factores, la falta de puestos de trabajo, La casi nula presencia del estado en el departamento y la falta de políticas que alentaran las actividades productivas obligaron a la población a llevar adelante medidas extremas.

 

Que la movilización estuvo signada por el reclamo de todo un pueblo que, pese a lo complejo del contexto político, dejo atrás las diferencias partidarias y se abrazó a una causa común, visibilizar y pedir soluciones ante la penosa situación que atravesaba su pueblo.

 

 

Que la manifestación logró difusión provincial y nacional, consiguiendo adelantos significativos en el plano económico y productivo.

Finalmente concluimos que el Malargüinazo significó simplemente la voluntad de un pueblo unido que buscaba ser tenido en cuenta, ser considerado, que simplemente deseaban un futuro mejor.

 

 

 

 

  • Transferencias realizadas

 

Taller de capacitación ABP

Socialización de experiencias y fortalecimiento de la práctica educativa y profesional docente.

Material didáctico aplicable a la didáctica de las ciencias sociales.

Participación, articulación de propuestas de diseños curriculares.

 

 

  1. Referencias

BIANCHI DE PORRAS, R. (2001). Memorias de Medio Siglo.1950-2000.Municipalidad de Malargüe. Argentina. pp.7-29.

 

CEPPARO, M., PRIETO, E. y GABRIELIDIS, G. (2010) “Rasgos de marginalidad, diferentes enfoques y aportes para abordar su problemática. Malargüe un ejemplo motivador”. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras. Mendoza.

 

PONTE, J.R. (1999). La Fragilidad de la Memoria. Representaciones prensa y poder de una ciudad latinoamericana en tiempos del modernismo. Mendoza, 1885/1910. Ediciones Fundación Cricyt.

 

PROGRAMA EDUCACIÓN Y MEMORIA. 2016. El uso de las fuentes: las huellas del pasado. Ministerio de Educación y Deportes de la Nación.

 

Abaca y Vedia (2015) El Malargüinazo, protesta social en Malargüe del 1 al 6 de Julio.

 

Rivarola Marcelo y Moyano Marcelo Claudio (Universidad Nacional de Cuyo). 2007. Malargüinazo. Protesta social en un contexto de dictadura militar. XI jornadas interescuelas/departamentos de historia. Departamento de Historia. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Tucumán, San Miguel de Tucuman.

 

 

  1. Anexos

 

ENTREVISTA AL SEÑOR “TOTO” MENDEZ

Tema: “Malargüinazo”

Buenas tardes, Toto, gracias por recibirnos en su casa y permitirnos hacerle esta entrevista… Primero que nada le voy a pedir una presentación personal…

 

Mi nombre es Héctor Roque Méndez, más conocido en Malargüe por el “Toto”, quizás por la popularidad del fútbol. Yo vengo a ser la tercera generación en Malargüe. Mi abuela nació en 1908, en el 27 mi papá y en el 49 yo… y después en el 74 mi primera hija y así son seis generaciones… Y bueno, simplemente soy un Malargüino más, de tantos de los que llegaron acá cuando Malargüe ni siquiera era una villa, eran 2.500 habitantes más o menos… y acá me quedé, acá estoy envejeciendo y acá moriré… Tengo una familia numerosa, que también se quedaron en Malargüe…

 

 

Para ir entrando en el año ’72, nos contaría, que hacía usted en esos años.

En el 72 era jovencito, 22 -23 años tenía, y como tantosMalargüinos jóvenes estábamos falta de trabajo, porque acá no había nada, estaba la mina Santa Cruz que repercutió para este famoso tema, es mas también se intentó, que eso si lo vi, hacer alguna agricultura a través de amapola, para uso medicinal que fueron muchos los campos que se araron que también terminó en la nada.

Ese era uno de los pedidos, ¿no?

Si era uno de los pedidos, cuando viene la gente de Santa Cruz, la mina… Y eran 200, 300 personas que quedaron sin trabajo, y todos esos llegaron a Malargüe, y los que estábamos acá que tampoco juntábamos mucho… Recuerdo que para entonces yo trabajaba haciendo changas, como muchos, en lo que se podía…

… En una de esas tantas tardes salí, se me hizo tarde con los amigos,  siempre nos juntábamos en la tardecita…llego a mi casa a la noche, al otro día me levanto, me baño y mi mamá me da el desayuno y me dice: “ Toto viste que se siente ruido para el lado de la plaza”, y me fui a ver qué pasaba… me acuerdo que había una pequeña nevadita… me abrigue para estar un ratito… y cuando llego a la plaza, en la municipalidad habían hecho una tarima improvisada y estaban los referentes de Malargüe, hablando sobre el “tema” que nos acogió a losMalargüino en todo, era todo, falta de trabajo, de energía.. No nos escuchaban ni en la provincia, ni en la nación. Ahora que uno es grande, entiendo que es un departamento grande, pero el caudal de votos era muy bajo, entonces a nadie le interesaba mucho Malargüe y encima estábamos en un gobierno de facto.

¿Cuál era el problema, que se estaba tratando?

Yo recuerdo la mina Santa Cruz, trabajé ahí…tenía una profundidad de 3oo metros, una zona muy árida, inhóspita…pero abajo después de los 80 metros se empieza a poner húmeda, y llega un momento que es tanta el agua que sale que las bombas que había no daban abasto, estos sumado a que Argentina exportaba manganeso de Brasil, que era mucho más barato. Esto le causaba perdida a la empresa. Me acuerdo de que Casares era el administrador, no le cerraban los números. Esa mina producía manganeso, que era llevado a la fábrica Grassi, la metalúrgica. Tuvieron que despedir a toda la gente, ese fue uno de los tantos problemas…y después la ilusión de la amapola para uso medicinal, como es hoy el tema del cannabis.

 

¿Cómo empieza el Malargüinazo, en el contexto de los reclamos de la población?

Como te decía, por referentes de Malargüe, las fuerzas vivas se reunieron y dijeron que podíamos hacer, porque se estaba cayendo y recién empezábamos como departamento. Las regalías tampoco eran muy buenas, porque no había muchos habitantes y eso era per cápita. Asique lo mejor era protestar, para que nos escucharan. Empezaron el 2 de julio a las 7 de la mañana, a exponer sus puntos de vista, un cabildo abierto, que la voz del pueblo quería ser escuchada. Y uno dijo hagamos corte de ruta y listo…

¿Cómo era la relación que tenían con el intendente Ranco?

Fue un buen intendente, todos los intendentes eran solidarios, porque en ese momento era como una gran familia, nos conocíamos todos… No había una grieta, peleábamos todos para un solo lado o nadie se movía…

Asique dijeron vamos, pero ya estaba ideado de antemano el corte de ruta, que yo por ser más joven no tenía tanto contacto con ellos… En ese momento dijeron vamos, cortemos la ruta a la altura del puente del salado, el viejo puente del salado…que estaba más arriba de donde está hoy… Toda la gente que tenía vehículo disponible para llevar gente al corte… Malargüe en esos años, los fríos en julio eran 10, 12 grados bajo cero…

En lo personal, me acuerdo de una familia Lineros que tenía una GLADIATOR 1000, eran de Torino…Iban la madre, el padre y en la caja íbamos 7 u 8, llegamos congelados…imagínate… Cuando llegamos a la curva que era muy pronunciada, ya había una cola de 500 metros de autos, y la gente iba caminando… Llegamos cerca de las 10 de la mañana… Lo primero que veo, había un retén de Gendarmería, estaban del lado de afuera…tenían un fuego y había un grupo de 10-12 gendarmes a cargo de un oficial, que estaban abajo del puente, no en la ruta. No se imaginarían que nosotros íbamos decididos a cortar, pero del otro lado del puente había un camión BEDFORT, que estaba en desuso de la municipalidad, lo habían dejado a la vera del camino, estaba preparado días antes de la municipalidad…

Empezamos a correr el camión para la ruta, con un guinche el Señor Camus, y las demás personas iban a buscar piedras, las que pudieran de todos los tamaños, hasta los niños…todos tratando de cortar el camino… Justo que estábamos en eso, llega un turista, que era raro en Malargüe en ese tiempo. Y nos pedía por favor que querían salir. Me acuerdo de que su señora lloraba, nos pedían por favor… claro, porque era una catombe. Asique lo dejaron pasar sin problema… Cuando terminamos de atravesar el camión, Gendarmería se activa…se pone en el puente del lado de Malargüe, con ese famoso paso marcial… y yo te digo, siempre lo cuento, fui porque era de Malargüe, pero cuantos mueren y no son los más valientes…porque cuando giran yo quedo en la primera línea, imagínate… la gente empujaba y yo quería salirme porque veía a los gendarmes que venían… Le pasó a más de uno, de los que iban conmigo… Hasta que por ahí empezamos a cantar el himno nacional, que me acuerdo como si fuera hoy y los gendarmes se abrieron para los costados y nos saludaron como hace el ejército al himno (se emociona) Cuando escucharon el Himno desistió de su marcha a pesar de que era una ruta nacional, por eso estaba Gendarmería y no la policía…

Ya al mediodía me acuerdo, que al señor Camus, le quisieron secuestrar la camioneta y uno de mis amigos le agarró la llave y salió corriendo para evitarlo, hacíamos todo, todos juntos… y de ahí nos volvimos… quedo la ruta cortada…

Después había que hacer una reunión, en el cine avenida, donde hoy hay una heladería. No había polideportivo, ni salones grandes, era ese el espacio… Tomamos la radio, la LV19 municipal del departamento, la más escuchada, todo era ordenado… Se hacían de ahí los comunicados como iban trabajando las fuerzas vivas. Yo lo comento y no me creen, pero la comunicación que teníamos era muy difícil, no era rápido, no había teléfonos como ahora… Asique la gente empezó a pedir que nos mandara a alguien el gobernador, para solucionar el conflicto…pero no iban a mandar un funcionario de ellos, nos querían mandar secretarios que no tenían peso para solucionar un problema así… y bueno ahí mandaron no me acuerdo a quién, tampoco nos metíamos porque ya lo empezaron a tratar políticos más grandes…

Malargüe era un campamento minero en sus inicios, y desde el Malargüinazo nos empezamos a hacer escuchar. Finalmente, pudimos hacerle llegar nuestros pedidos al gobernador y se lograron acuerdos de cosas que podrían llegar a Malargüe, y como pasa siempre viste, hoy te ofrecen y mañana no sabes, eran promesas… como para calmarnos un poco, pero si despertó el interés de la provincia. Malargüe debía tener las mismas oportunidades que el resto de los departamentos. Lo más importante que llegó a nivel nacional, a través de los radios y las revistas. Era lo que nosotros necesitábamos, que vieran los problemas que teníamos en Malargüe. No teníamos servicios, hasta el hospital estaba saturado.

 

 

 

ENTREVISTA AL LICENCIADO JORGE ABACA

TEMA: Malargüinazo

1-Breve presentación personal del entrevistado.

Jorge: -Hola buenas tardes, Pablo, no al contrario, en lo que pueda ser útil y más en temas de investigación que me gusta mucho y la historia más todavía. Bueno soy el licenciado Jorge Abaca, hice una investigación sobre elMalargüinazo para una tesis de licenciatura en la universidad nacional. Yo había hecho una investigación en mi profesorado por eso quise profundizarla en la licenciatura, con mucho más rigor científico. Además, soy profesor de Historia de nivel medio.

 

2-                                                                                                ¿Cómo describe al contexto social y político del país en 1972?

Jorge:-Bueno, el contexto mundial estaba de alguna manera convulsionado a raíz de la influencia que produjo muchos años antes , la Revolución Cubana , que gestó una matriz que tenía que ver con la cuestión revolucionaria en la juventud, eso se hizo extensivo ya que habíamos tenido gobiernos dictatoriales con Onganía, primero Lanusse después Onganía, y la juventud se encontraba muy reaccionaria y actuaba siguiendo el eje de esa época que era la búsqueda de una utopía,  utopía de un mundo mejor, de una sociedad más justa, en contra del Capitalismo.

Latinoamérica, Argentina y específicamente Malargüe no era ajena a esto. Hay que nombrar sucesos como el Cordobazo, el Vivorazo y el Mendozazo, y lo llamativo del caso es Malargüe, porque Malargüe era una villa y que realmente tomara la posta de lo que estaba pasando a nivel mundial era poco común, entonces considerando esto, el movimiento social sMalargüinazo e vincula fehacientemente con el contexto político y social tanto de Argentina como de Latinoamérica.

 

 

3-Con respecto a su amplio estudio sobre el hecho ¿De qué manera define el

Malargüinazo?

 

Jorge:-El Malargüinazo reúne todas las características de un movimiento social, eso por un lado ,pero tiene la particularidad insisto en lo que te decía anteriormente ,de que lo llamativo acá es que todo un pueblo se uniera independientemente de las inclinaciones políticas de cada uno, en ese momento estaba muy fuerte lo que era el partido demócrata, estaba la unión cívica radical por supuesto y el peronismo, pero en ese momento había que luchar por  la economía del pueblo que veía que se caía a pedazos y que nadie hacia nada por rescatarla. Esto tiene un por que, hasta la fecha, en la actualidad , Malargüe nunca definió nada en términos políticos, por la cantidad de votos, nunca se la tuvo en cuenta, es por eso que el pueblo se asocia, se une , muchos jóvenes que veían que el futuro se les iba de las manos en Malargüe y como te digo , independientemente de su ideología política , reunirse  y de hecho se juntaban …hubieron algunas reuniones los días previos para definir las acciones a llevar a cabo, para que la provincia le diera alguna respuesta a sus petitorios, más fuentes de trabajo, una mayor presencia del estado provincial y nacional .etc..

Malargüe agotó todas las instancias diplomáticas por así decirlo, pero la dictadura no daba respuesta, imagínate que un petitorio bajo un contexto de gobierno militar como que cae en saco roto.

 

 

4- ¿Cuál fue el alcance, repercusión de las protestas?

Jorge: -El alcance fue el esperado, en primer lugar, tuvo mucha repercusión “La marcha del hambre”, eran obreros que iban caminando con 18° bajo cero hasta Mendoza, esto lo hacían en forma de protesta pidiendo mejores condiciones laborales para el departamento, esto fue unos días antes del Malargüinazo

Las repercusiones de la protesta social fueron provinciales y hasta nacionales, de alguna manera se consiguió visibilidad, ante tanta decidía, se obtuvo también mejoras en el fomento de la actividad minera con políticas que revitalizaban la actividad, no se trató de un cambio rotundo, pero la situación cambio., por lo menos se cambió el rumbo , es decir la provincia se dio cuenta que había que mejorarle la vida al Malargüino,porque si no las protestas iban a continuar , recuerdo que vino la revista “ GENTE” a cubrir los acontecimientos..

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1]El equipo: Martínez, Soria y Álvarez realizó durante el ciclo lectivo 2019 una investigación sobre la temática.